Sermón – 20 de Diciembre 2020

Referencias de las Escrituras:
Luca 2:8-20